Hetero Maduras

La mama de mi mejor amigo

Ustedes dirán que soy un degenerado sin sentimientos, pero simplemente paso y no fue buscado. Yo vendo computadoras y me costo mucho convencer a la mamá de mi mejor amigo para que se comprara una. El día que se la fui a instalar a su casa ella estaba solo con un camisón largo y unas braguitas bien pequeñas, ropa para la casa. Comencé a instalar la maquina y la detalle un poco mas que de lo normal puesto que nunca la había visto con tan poca ropa. No debe llegar a los 50 años pero debe estar muy cerca de esas edad, estatura baja, buenas tetas y buen trasero, con bastante carne que agarrar. Una mujer bastante conservada pero en fin, es la mamá de mi mejor amigo. Le estaba explicando como manejar los programas mas básicos de la computadora, yo estaba sentado y ella de pie. En una de esas se inclino y pude ver por el escote de su camisón ese par de tetas muy lindas y levantadas para la edad que tiene y al ver sus pezones, los cuales eran muy grandes y la aureola que también era enorme mi polla se puso como un asta de bandera. Ella estoy seguro que lo noto y para evitar pasar un mal rato me coloque los manuales de la maquina sobre mi verga. Se inclino nuevamente y empezó a teclear unas cosas en Word y yo no pude resistirlo, tenia que mirar esas tetas de nuevo y lo hice. La verga se me paro tanto que se cayo uno de los manuales que tenia en las piernas. Me baje para recogerlo y al levantarme sin querer toque sus tetas con mi cara. Sentía que me moría de la pena, me disculpe y me dijo que estaba bien.

Siguió tecleando y yo no podía apartar la mirada de ese par de tetas que por el roce y por lo incomodo de la situación se empezaban a despuntar, poniéndose duros sus pezones. Eso me puso a mil y tuve que decirle que se tapara un poco que le estaba viendo los senos sin querer y ella me dijo que si los quería ver bien. No encontré que decir, por dentro me moría por decirle que si pero me moría de la pena; simplemente opte por quedarme callado y ella tomo mi silencio como un si. Se levanto el camisón y las pude ver bien: grandes, redondas y firmes, con esos pezones grandes y esas aureolas gigantes.

Definitivamente las mujeres de edad son mas lanzadas que uno y sin darme cuenta ya las tenis contra mi cara, lamiéndolas y mordisqueando esos pezones. Ella comenzó a gemir y tomo mi mano y la puso sobre su coño pero por fuera de sus bragas. Eran de seda y lo se porque la comencé a masturbar lentamente. Se sentían los bellos púbicos al roce, ella solo gemía y yo no sabia como hacer para salir de esa situación tan embarazosa. Simplemente me deje llevar y cuando reaccione ya esta mi verga afuera y empezando a mojarse con la saliva de ella. Por dios que nunca me la habían mamado tan rico, ella la presionaba contra su paladar con su lengua y la chupaba con muchísima fuerza. No resistí mas y le quite las bragas para poder masturbarla mejor y al quitárselas tomo mi verga con sus manos y se sentó sobre ella introduciéndola en su coño que ya estaba chorreando y bastante caliente. Entro con facilidad, se nota que es una mujer recorrida y me imagino que como tiene tanto tiempo divorciada se debe haber metido hasta una botella de coca-cola para calmar su apetito sexual. Se movía de una manera increíble, a ritmos acelerados mientras gemía y chorreaba. Duramos mucho rato y pude sentir como estallaba un orgasmo con mi verga adentro, cosa que me hizo eyacular al ritmo de sus contracciones vaginales. Me asuste y trate de quitarla pero ella no quiso, me dijo que no me preocupara que es menopausica y nada va a pasar. Se paro y chupo nuevamente mi verga hasta ponerla dura de nuevo y la tomo y la puso entre sus tetas. Estuvo un rato meneando sus tetas con mi verga en el medio hasta que acabe de nuevo y se dio a la tarea de dejarme sin una sola gota de semen, esta me estrujaba los testículos y n se como hizo para que saliera mas y mas. Secretos de una mujer sabia y recorrida.

Leave a Comment