Hetero Orgias

Rumba y fiesta swinger

Era un sábado de mediados del mes de agosto, Xena y bruce habían esperado con ansias el fin de semana. Querían salir, tomar algo delicioso y sin duda hacer algo alocado. Sobre las 8 de la noche, tomaron un taxi hacia una de las mejores discotecas de la ciudad y al llegar al lugar escogieron una mesa junto a la pista de baile. Por algunas horas bebieron unos cocteles llamados “peceras”, que incluían 7 licores blancos. Xena se sentía muy apasionada, así que se daba grandes “franceses” con Bruce, su esposo. Ella traía un vestido muy corto, que dejaba ver sus largas y bellas piernas. La falda era tan corta que sus nalgas alcanzaban a asomarse sin ningún esfuerzo. El vestido también era tremendamente escotado, lo que hacía que las grandes y bellas tetas de Xena casi escaparan hacia afuera. Sobre la media noche, los besos y las caricias entre Xena y Bruce eran cada vez más calientes y apasionados. Ya nos les importaba mucho que las demás personas y meseros tenían sus ojos fijos en ellos. De repente fueron sorprendidos por unos tragos especiales, enviados por una pareja de una mesa cercana. Al poco tiempo la nueva pareja se presentó y se sentó en su mesa, dijeron: “Mucho gusto, un placer conocerlos, somos Juan y Elena”.
Los 4 brindaron con los tragos flameados especiales. Las miradas iban y venían, y fue entonces cuando bruce dijo: “juguemos a algo, una ronda de preguntas, y al que pierda, se le pone una penitencia o un reto especial que debe cumplir”. La primera en perder fue Elena, y su castigo fue darse un gran beso Xena. Ambas lo hicieron de una forma muy sensual, a la vista de sus excitados esposos, al poco tiempo ya cada uno (bruce y Juan) se frotaban con disimulo sus penes por encima de sus pantalones bajo la mesa. Luego perdió Xena, y Elena decretó que el castigo seria darse un beso con Juan. Al principio se dieron un beso tímido, pero luego se dieron un gran beso francés (con lengua) animados por Bruce y Elena. Luego fue el turno del beso entre Bruce y Elena, el cual también fue un beso apasionado. Al poco tiempo fueron a bailar los 4 a la pista de baile, allí bruce se abalanzó encima de Elena y la abrazo por la espalda, sin ninguna pena empezó a agarrar sus tetas y a besar su cuello. Juan se excito muchísimo y con rapidez apretó las nalgas de Xena, subiendo su falda, y con delicadeza lamio su cuello hacia abajo, llegando a probar sus grandes tetas. Elena por su parte ya agarraba la verga (como llamamos en Colombia al pene) de Bruce con muchas ganas por encima del pantalón. Luego de varios besos y caricias de parte y parte, decidieron los 4 ir a un motel cercano. El viaje en el taxi casi parecía una pequeña orgia hasta que finalmente llegaron al sitio. Ya en la habitación las dos chicas empezaron a besarse deliciosamente, y bailaban sensualmente haciendo un striptease al ritmo de una canción caliente. Juan no pudo aguantar y sin mediar palabra desabrocho su pantalón, bajo su ripa interior y saco su verga, masturbándose con muchas ganas. Al poco tiempo bruce siguió sus pasos, y se masturbo viendo a estas dos hermosas mujeres, acariciarse besarse, y desnudarse con mucho deseo. Elena se fue gateando desnuda por el suelo hacia Bruce, y agarro con su mano la gran verga y dando un gran lengüetazo desde los testículos hasta la cabeza del pene, empezó a mamarlo con muchas ganas. Xena se excito mucho al ver la escena, y empujando a juan sobre la cama, se dispuso a comerse su gran verga, logrando meterlo todo en su boca y solo lo sacaba para escupirlo de vez en cuando. Luego ambas se acostaron sobre la cama y haciendo la posición del “69” lamieron sus vaginas por varios minutos. Bruce se ubicó detrás de Elena y Juan detras de Xena, penetrándolas a un ritmo frenético. Después de un tiempo, bruce y Juan se acostaron sobre la cama, Xena y Elena se sentaron sobre ellos y cabalgaron, saltando con mucho placer sobre sus vergas y moviendo sus tetas por un buen tiempo, ambas se aproximaban al orgasmo. Después de unos minutos, ambas se besaron y llegaron a un gran orgasmo. Así que Xena y Elena se bajaron de la cama y se arrodillaron la una la lado de la otra y con la lengua afuera esperando la leche de sus amantes. El primero en llegar al orgasmo fue Juan, llenando la cara y las lenguas de las chicas con su espeso su semen. Luego bruce se masturbo con fuerza y eyaculo sobre el rostro y las bocas de Xena y Elena, llenándolas aún más de leche. Finalmente ellas se dieron apasionado beso.

Leave a Comment