Hetero Maduras

Violación en toda regla

Eran las 9 a.m cuando estando en mi habitación estudiando álgebra, se me ocurrió la idea de ir al supermercado a comprar donuts para comer, así que me quité mi pijama, y noté un dolor fuerte que provenía de mis huevos , y significaba que no follaba desde hacía muchas semanas, lo cual me hizo pensar en mi vecina del 4º que era una mujer separada de unos 40 años.

Juani, estaba todavía de muy buen ver, tenia unos pechos redondos y grandes, una carita muy fina y el pelo corto a lo chiquillo, pero con mechas rubias. Pero lo que más me gustaba de ella era su culo y caderas muy anchas, ya que tenía 2 hijos, uno de mi edad 23 años y el otro mas joven.

Dicha ninfa era divorciada desde los 3 años de casada y nunca se había juntado con ningún otro hombre que no fuera su marido.

Yo desde joven, era amigo de sus hijos y bajaba a jugar con ellos, pero lo que a mi me interesaba era verla y ver sus nalgas como se movían por toda la casa , limpiando, y muchas veces la cogía cuando se acababa de levantar y la he visto en camisón transparente, a lo que mi polla reaccionaba enseguida y me tenía que ir a pajear.

Vamos al día en cuestión, me cambié , salí de casa y me encontré en el ascensor a Jose, el hijo de Juani, le dije que donde iba y me contestó que iba a trabajar, ya que su hermano ya se había ido y se le había hecho tarde.

Me preguntó si podía pasar por su casa al volver de comprar y avisar a su madre de que se había marchado ya que se le había olvidado, yo asentí y me dio las llaves para no alarmarla.

Cuando regresé, mis ganas de tirarmela subían como subía el ascensor hasta el 4º piso.

Entré sigilosamente y cerre la puerta sin el menor ruido, el pisito era pequeño, pero el pasillo era largo, asi que camine con calma, vi la puerta de su habitación semiabierta, y allí estaba, medio tapada, con la pierna derecha fuera de las sábanas como invitándome a sobarla y su boca invitandome a penetrarla oralmente.

Me quité la ropa lentamente y cerré la puerta de la habitación, mi polla estaba a reventar, ya que me mide 20 cm y es bastante gruesa, y me empecé a pajear viendo el espectáculo, la descubrí y vi sus hermosas tetas blanquecinas y un poco caidas coronadas por un pezón marrón aunque muy suave a la vista, lo toque, no pude aguantar y empecé a tocarlo, cuando de repente, ella abrió los ojos y yo antes de que me viera quien era, le di un tortazo de campeonato, haciendola girarse sobre ella misma y quedar bocaabajo , pero la dejé atontada y me subí detrás de ella y le dije que si seguía mis instrucciones no sufriría daño alguno, a lo que ella empezó a llorar y a suplicar que no la hiciese daño, lo cual no me lo creía ni yo.

Le empecé a subir el camisón y ella se resistió a lo que enseguida le di un puñetazo a la espalda y ya si se calmó, le subí el camisón , y le bajé las bragas y empecé a entrarle un dedo por su coño que estaba muy seco, pero para mi sorpresa estaba todo depilado y suave así que procedí a entrarle el 2º dedito, ella, ya se relajaba y yo cogí una camisa y me tapé la cara , la giré y de un empellón se la metí en la boca y le dije que chupara, ella se la tragó y notaba como su lengua era húmeda y caliente y empecé un movimiento follándome la boca de la víctima, cuando ya creí que estaba caliente, la abrí de piernas y me quité la camisa para que me viera, se sorprendió al reconocerme pero yo la seguí dominando, abriendo de piernas baje y le chupé todo el coñito depilado y ella se empezó a lubricar, haciendo que mi poste adquiriera grandes dimensiones, y empecé a masajearle mi polla por su coñito, y ella , ya muy excitada y totalmente incapacitada para hacer nada, le abrí los labios vaginales y procedí a la penetración que fue increible era el lugar mas suave, caliente y maravilloso donde la había metido, empecé a meterle 2 cm y poco a poco procedí hasta la mitad del falo, y de un empujón se la meti entera tocándole la matriz y ella gritaba y lloraba pero a mi no me importaba.

Seguía yo con mi frenético mete y saca , y me dio morbo su boca y empecé a morrearla, a lo que ella con asco se apartaba, le dije que estuviera quiera porque sino se la metería por el culo, a lo que ella enseguída comprendió que lo haría y se sometió a mis peticiones.

La hice ponerse en cuatro patas y se la endiñe por el coño, que sensación, ella ya no lloraba, ya gemía y yo no pude aguantar más y me corrí dentro de su coñazo de madre, inundándola con mi esperma blanco y espeso , me quedé dentro del paraíso hasta que se quedó flácida y se salió.

Pero aquí no acaba ni mucho menos,……….

(continuará).

Leave a Comment