Hetero Maduras

Cumpliendo sus deseos sexuales

cumpliendo sus deseos sexuales

No podia imaginarme en brazos de otro, por mas que daba vueltas al asunto, no lo asimilaba…pero debo admitir que la idea me exitaba demasiado, era tanta la insistencia de mi marido pero a la vez
me parecía algo loco que el quisiera verme en la cama con otro, pero siempre que cogíamos hablaba de eso y traía películas donde una mujer era gozada por varios hombres y pues tanta agua va al cántaro que empece a imaginar lo interesante que seria vivir una experiencia similar.
Al final acepte probar y me dio la opción de elegir quien seria el afortunado, opte por un compañero de trabajo quien siempre me pareció muy agradable y ademas era casado, pues no quería complicarme la vida con un soltero, ya que seria simplemente una experiencia nueva sin ataduras ni compromisos, solo sexo por diversión.
Fue hermoso estar en los brazos de otro hombre en una cama, delante de mi marido, un pene diferente en sabor, textura, tamaño, rendimiento, no digo que fue mejor o peor, solo diferente y ahí estaba el morbo de lo que estaba haciendo. Me gusto tanto que lo repetimos cuantas veces pudimos pues como el era casado no habia ningun problema…. y luego empece a probar a otros…hasta que un día se dio la oportunidad de estar con tres al mismo tiempo, un amigo de mi marido había organizado el encuentro, me cogieron de todas las formas posibles, me hicieron doble penetración y hasta tuve dos penes en mi vagina, no se cuantos orgasmos tuve ni cuantas veces acabaron los tres dentro de mi…
Hubo de todo…caricias, baile, bebidas hasta que terminaron despojandome de mi ropa y pase por cada uno de ellos…estaba tan exitada que lo unico que me importaba era satisfacerme a mi misma, me hicieron sentir una autentica puta.
Poco a poco me volvi una adicta al sexo…ansiaba los fines de semana, para salir a algun bar, luciendo mi silueta, con ropa provocativa, depilaba mi zona vaginal, mis piernas para estar suave y sedosa…al principio mi marido era mi acompañante…pero luego por cuestiones de trabajo, me dejaba sola, y era cuando daba rienda sulta a mis instintos…simplemente me dejaba llevar por esa pasion y por ese fuego…con uno o con otro, pero siempre terminaba con alguien en la cama…apagando mi fuego, ese fuego que habia despertado en mi, el, mi propio marido, y cuando llegaba de sus viajes, me sumergia en sus caricias…contandole mis experiencias y de lo mucho que habian hecho gozar todos esos hombres…atormentandolo con mis caricias, exitandolo y enloqueciendolo con mis palabras, torturandolo con mi cuerpo, un cuerpo que ya no era exclusivo de el, un cuerpo al que ahora pertenecia a varios…porque el asi lo habia deseado…fundiendonos en uno solo sellando nuestros sexos con nuestro propio jugo y apaciguando ese fuego que llevavamos por dentro…y sobre todo cumpliendo su DESEO…!

Leave a Comment

/* ]]> */